Tung chi-chang

Tung Ch'i-ch'ang (1555-1636), un calígrafo, pintor e historiador del arte chino, fundó la escuela de pintura literaria Sung-chiang.

Tung Ch'i-ch'ang nació en Shanghai en el seno de una familia pobre con una tradición de erudición y servicio civil. Obligado por la amenaza de trabajo forzoso, Tung se escapó de su casa alrededor de los 16 y se instaló en la ciudad de Hua-t'ing, Sung-chiang. Al embarcarse en un curso de estudio tradicional, Tung reprobó repetidamente los exámenes de servicio civil. Sin embargo, cuando finalmente falleció, en 1589, lo hizo de manera brillante y comenzó una carrera en el gobierno.

Los últimos puestos de Tung fueron presidente de la Junta de Ritos y jefe de instrucción del heredero aparente, muy lejos de sus humildes comienzos. Sin embargo, no estaba enamorado de esta ni de ninguna otra posición. Ser presidente de la Junta de Ritos sonaba a hueco cuando el estado se derrumbaba por todos lados. Fue un momento extremadamente difícil en el que servir al estado, porque sus planes fueron desatendidos y el tejido del estado continuó desmoronándose. Testigos de su continuo descontento con los asuntos fueron los repetidos retiros de Tung, durante los cuales se retiró a su casa en el sur para pintar y escribir. Uno de esos períodos duró desde 1605 hasta 1620.

Estudio de pintura y caligrafía

El estudio de la caligrafía de Tung puede haber sido instigado por la importancia de este arte para el éxito en el sistema de exámenes. Sin embargo, rápidamente se convirtió en el mejor maestro del pincel de la época y, en general, se le considera el calígrafo más brillante de los últimos 500 años. Su dominio del pincel contribuyó sin duda a su éxito posterior como pintor.

No se sabe con precisión cuándo comenzó Tung a pintar, pero fue en algún momento en sus 20 años. Durante este tiempo se desempeñó como tutor de varias familias importantes, y la influencia de coleccionistas y pintores mayores como Hsiang Yüan-pien y Ku Cheng-i, cuyo patrocinio pudo conseguir, fue decisiva para moldear los gustos de los jóvenes. artista. Más significativas pueden haber sido las instrucciones establecidas por el brillante Mo shih-lung, un contemporáneo y amigo mayor. Según Tung, fue Mo quien estableció el marco de la teoría de las escuelas de pintura del norte y del sur, que Tung posteriormente elaboró ​​y exploró en su propia pintura.

La base de la nueva dirección en la pintura de paisajes fue la apreciación y comprensión de los grandes maestros del período Yüan (1279-1368), especialmente los Cuatro Grandes Maestros de esa época, Huang Kung-wang, Wu Chen, Ni Tsan y Wang Meng. . Se creía que fueron los últimos pintores en darse cuenta de las cualidades monumentales y duraderas del gran universo con integridad y sustancia, sin dejarse influir por las convenciones populares y el gusto común. Durante el largo intervalo entre el siglo XIV y finales del siglo XVI, creía Tung, los pintores habían caído con demasiada frecuencia en los caminos de la dulzura, el romanticismo y la complejidad y, por lo tanto, se habían apartado de la fuente clásica del arte. Se propuso restaurar la integridad de la pintura de paisajes.

Escuelas del norte y del sur

Siguiendo la propuesta tentativa tentativa de Mo Shih-lung, Tung codificó y elaboró ​​la teoría que relacionaba a los eruditos-pintores, comenzando con Wang Wei, en una sucesión continua de transmisión clásica. Se creía que este manto de la "escuela del sur" descansaba sobre los hombros de Tung a finales del período Ming. Incluidos dentro de la transmisión ortodoxa estaban Tung Yüan, Li Ch'eng, Fan K'uan, Li Kung-lin, Mi Fu, Mi Yu-jen y los cuatro maestros Yüan. A la "escuela del Norte" fueron consignados todos los académicos y profesionales —como Ma Yüan y Hsia Kuei— y se decía que el fundador era el maestro T'ang del estilo decorativo "azul y verde", Li Ssu-hsün. Tung Ch'i-ch'ang llegó incluso a afirmar que la búsqueda profesional de una carrera en la pintura conduciría a una muerte prematura, citando en contraste las largas vidas de los eruditos-aficionados. Él mismo vivió hasta los 80 años.

En su propia y poderosa pintura, Tung observó fielmente la ortodoxia recién establecida. No hay figuras humanas en su obra, ni historia, ni concesión alguna al gusto del público. Su tema era el estilo mismo, los grandes estilos del pasado y su transformación en expresiones de la propia voluntad interior de Tung. Creía que primero había que sumergirse en la luz blanca que se encontraba en el arte clásico de los grandes estilos del pasado, que veía como una sucesión de percepciones de la "verdad", y luego debía comenzar el largo y difícil proceso de dando todo de vuelta pieza por pieza hasta que uno se queda solo con uno mismo, un yo transformado por el crisol de la disciplina y años de intenso estudio. Si se puede ganar esta transformación final, el pintor mismo se unirá a la herencia clásica y prestará su propia visión ganada con tanto esfuerzo a la totalidad de la experiencia.

En el propio caso de Tung, el resultado fue una estructura convincente de principios compositivos abstractos a través de los cuales logró una sinfonía fuertemente arquitectónica de "pincel y tinta". Él fácilmente rechazó cualquier pretensión de naturalismo: "Si quieres admirar las bellezas de las montañas y los árboles, da un paseo por las colinas", dijo en efecto, "pero si admiras las bellezas del pincel y la tinta, mira la pintura. " Su posición en la historia de la pintura china corresponde a la de Paul Cézanne en la historia del arte occidental.

Otras lecturas

El mejor relato general de Tung, su posición en la historia, su arte y su legado es Roderick Whitfield, En busca de la antigüedad: pinturas chinas de las dinastías Ming y Ch'ing (1969). Un excelente ensayo biográfico de Nelson Wu, "Tung Ch'ich'ang (1555-1636): Apathy in Government and Fervor in Art", se encuentra en Arthur F. Wright y Denis Twitchett, eds., Personalidades confucianas (1962). Recomendado para el fondo es Victoria Contag, Maestros chinos del siglo XVII, traducido por M. Bullock (1970). □