Soren peter lauritz sorensen

(b. Havrebjerg, Slagelse, Dinamarca, 9 de enero de 1868; d. Copenhague, Dinamarca, 12 de febrero (1939)

química.

Hijo de un granjero, Sørensen se educó en la escuela secundaria de Sorø y entró en la Universidad de Copenhague a la edad de dieciocho años. Planeaba estudiar medicina; pero bajo la influencia de SM Jorgensen, un importante investigador de compuestos complejos inorgánicos, eligió la química para su carrera, mientras que en la universidad Sørensen recibió dos medallas de oro, la primera por un trabajo sobre el concepto de radical químico y la segunda por un estudio de compuestos de estroncio. Mientras trabajaba para el doctorado, ayudó en un estudio geológico de Dinamarca, actuó como asistente de química en el laboratorio del Instituto Politécnico Danés y se desempeñó como consultor en el astillero naval real. Su tesis doctoral (1899) se centró en la química de los óxidos de cobalto. Por tanto, la mayor parte de su formación fue en química inorgánica.

Todo esto cambió cuando, en 1901. Sørensen sucedió a Johann Kjeldahl como director del departamento químico del Laboratorio Carlsberg de Copenhague, donde permaneció el resto de su vida. Kjeldahl había trabajado en problemas bioquímicos y Sørensen continuó con esta línea de investigación. Sus investigaciones se pueden dividir en cuatro clases: síntesis de aminoácidos, estudios analíticos, trabajos sobre concentración de iones de hidrógeno y estudios sobre proteínas. El primero, que comenzó en 1902, se refería a la síntesis de aminoácidos como la ornitina, la prolina y la arginina. Al año siguiente, demostró que el método Kjeldahl para la determinación del nitrógeno amínico tenía una generalidad mucho mayor de lo que había afirmado su descubridor. Después de elaborar el método de valoración formal para el análisis de proteínas, se dedicó a estudiar los efectos de tampones como los boratos. , citratos, fosfatos y glicina sobre el comportamiento de las proteínas, con especial atención a las enzimas.

Este trabajo llevó a Sørensen a estudiar los electrodos de quinhidrona y el efecto de la concentración de iones en el análisis de proteínas. Su sugerencia más notable provino de este trabajo. En 1909, investigó el método EMF para determinar la concentración de iones de hidrógeno e introdujo el concepto de pH como una forma fácil y conveniente de expresar este valor. Estaba particularmente interesado en los efectos de los cambios en el pH sobre la precipitación de proteínas. Después de 1910, Sørensen realizó muchos estudios sobre la aplicación de la termodinámica a las proteínas y la caracterización cuantitativa de estas sustancias en términos de leyes y constantes. En gran parte de este trabajo fue asistido por su esposa, Margrethe Høyrup Sørensen. Estudiaron las lipoproteínas y los complejos de monóxido de carbono con hemoglobina y en 1917 consiguieron cristalizar la albúmina de huevo por primera vez.

Sørensen siempre alentó a los científicos visitantes del Laboratorio Carlsberg a trabajar en problemas médicos. También participó activamente en la tecnología química, contribuyendo a las industrias danesas de bebidas espirituosas, levaduras y explosivos. Recibió muchos honores de sociedades científicas y tecnológicas. Sørensen se retiró en 1938 después de un período de mala salud y murió al año siguiente.

Bibliografía

I. Obras originales. Hay una bibliografía completa en Diario coloide88: 1939-136 (139). El concepto de pH se presenta en “Estudios enzimáticos. Ii. Sobre la medida y la importancia de la concentración de iones de hidrógeno en los procesos enzimáticos ”, en Revista bioquímica, 21 (1909), 131-200. El aislamiento de albúmina de huevo cristalina se describe en "Sobre la composición y propiedades de la albúmina de huevo separada en forma cristalina por medio de sulfato de amonio", en Informes del laboratorio Carlsberg, 12 (1917), 164 – 212.

II. Literatura secundaria. Las fuentes biográficas son la conferencia conmemorativa de Sørensen de EK Rideal, en Revista de la Sociedad Química (1940), 554–561: K. Linderstrøm-Lang, “SPL Sørensen”, en Diario coloide88 (1939), 129-136; y Edwin J. Cohn, "Søren Peter Lauritz Sørensen", en Revista de la Sociedad Americana, 61 (1939), 2573-2574.

Henry M. Leicester