San juan de la cruz

Juan de la cruz (1542-1591), místico, poeta, santo y doctor de la iglesia. John nació Juan de Yepes y Álvarez en Fontiveros, España, el menor de tres hijos. La prematura muerte de su padre dejó a la familia en la pobreza. No obstante, el joven Juan recibió una excelente educación en humanidades en el colegio jesuita de Medina del Campo, y en 1563 ingresó en la orden carmelita en el Monasterio de Santa Ana. Ese mismo año recibió el hábito de la orden y el nombre religioso de Juan de Santo Matía. Completó sus estudios en Salamanca y en 1567 fue ordenado sacerdote.

Poco después de la ordenación el joven fraile regresó a Medina del Campo, donde conoció a la gran reformadora carmelita Teresa de Ávila. Teresa, entonces de cincuenta y dos años, reconoció en Juan de veinticinco años la inteligencia y santidad que lo convertirían en su compatriota espiritual y místico y en su colaborador en el movimiento reformista, haciendo en la rama masculina del ordenar lo que ya estaba logrando en la rama femenina. El 28 de noviembre de 1568, después de que Teresa, como su mentora espiritual, lo juzgó listo, profesó la Regla Primitiva y tomó el nombre de Juan de la Cruz.

Capturado por enemigos del movimiento reformista y encarcelado en el monasterio calced (mitigado o no reformado) de Toledo, John pasó nueve meses en una celda diminuta. Fue privado de una alimentación adecuada y fue azotado regularmente; sin embargo, su santidad establecida se manifestó en la aceptación paciente de estas dificultades y mientras estaba en prisión comenzó a escribir la exquisita poesía religiosa que lo colocaría entre los más grandes poetas españoles y formaría el núcleo de su legado místico.

En 1578 escapó de la prisión y comenzó un período de doce años de administración dentro de la rama reformada de la orden. Era un superior notablemente capaz y, como director espiritual, era muy buscado tanto por los religiosos como por los laicos. En 1590, Juan volvió a ser objeto de persecución, esta vez por cohermanos celosos del movimiento reformista. Un esfuerzo por expulsarlo del movimiento se vio frustrado por su muerte. Juan murió en Úbeda el 13 de diciembre de 1591, a la edad de cuarenta y nueve años.

Juan de la Cruz fue beatificado en 1675 y canonizado en 1726. En 1926 Pío XI lo declaró médico de la Iglesia con el título de "Doctor Místico". Además de unas cuantas cartas, varias máximas y consejos, y una serie de poemas de extraordinaria belleza, Juan dejó sólo cuatro obras importantes, que se han convertido en los instrumentos de su notable influencia en la historia de la espiritualidad cristiana. Los cuatro fueron escritos desde el punto de vista de la plena madurez de la propia experiencia mística de Juan, y reflejan la sabiduría de la santidad profunda bien servida por la erudición bíblica y teológica. Cada uno consta de un poema seguido de un largo comentario espiritual.

La subida al monte Carmelo (1581-1585) y La noche oscura (poema, 1578 o 1579; comentario, 1584-1585) juntos forman un tratado sobre la doble purificación (de las dimensiones sensorial y espiritual de la persona) que conduce a la unión mística plena. El cántico espiritual (poema, 1578, 1580-1584; comentario, 1584-1586) es el más largo de los poemas de Juan, un desbordamiento entusiasta de lo que él llamó "sabiduría mística" tal como él mismo la había experimentado. Describe cuatro etapas del viaje místico, pero el comentario expone la totalidad de ese viaje desde sus comienzos ascéticos hasta la transformación total en el matrimonio místico, la última etapa de la vida espiritual. La llama viva del amor (poema, 1582-1585; comentario en dos redacciones, 1585-1591) trata la experiencia más perfecta del amor dentro del estado místico más elevado de unión transformadora. El comentario con frecuencia se aparta del tema del poema para tratar varios aspectos importantes de la vida espiritual como un todo.

A través del ejemplo de su sublime santidad personal y su amistad maravillosamente fructífera y muy humana con Teresa de Ávila, su colaboración en el establecimiento de los Frailes Carmelitas Descalzos, y especialmente, sus insuperables escritos poéticos y doctrinales sobre teología mística, continúa Juan de la Cruz. ejercer una influencia en la espiritualidad cristiana occidental probablemente sin igual para nadie, excepto Tomás, Agustín, Dionisio y la propia Teresa.

Bibliografía

Las obras completas de San Juan de la Cruz. Traducción de Kieran Kavanaugh y Otilio Rodríguez. Rev. ed. Revisiones e introducciones de Kieran Kavanaugh. Washington, DC, 1991.

Las obras completas de San Juan de la Cruz, Doctor de la Iglesia. 3 vols. Traducido por E. Allison Peers. Londres, 1953. Contiene una extensa bibliografía internacional útil para cualquier estudio de Juan de la Cruz.

Dios habla en la noche: la vida, los tiempos y las enseñanzas de San Juan de la Cruz. Traducido por Kieran Kavanaugh. Washington, DC, 1991.

Matthew, Iain. El Impacto de Dios: Sonidos de San Juan de la Cruz. Londres, 1995.

Thompson, Colin. San Juan de la Cruz: Canciones en la noche. Washington, DC, 2003.

Sandra M. Schneiders (1987 y 2005)