Plutarco elias calles

Líder revolucionario mexicano y perseguidor de la Iglesia Católica; B. Guaymas, Sonora, México, 27 de enero de 1877; D. Ciudad de México, 19 de octubre de 1945. Calles, descendiente de judíos sefardíes de Almazón, Soria, España, era hijo natural de Plutarco Elías Lucero y María de Jesús Campuzano. Cuando tenía cuatro años murió su padre y su madre se casó con JB Calles, cuyo apellido tomó el joven Plutarco. Al completar su educación primaria, trabajó como asistente de maestro de primaria. Al encontrar esto incompatible con su personalidad impulsiva y autoritaria, trabajó luego en la tesorería municipal de Guaymas hasta que un pequeño desfalco lo dejó sin trabajo. Después de administrar un hotel propiedad de su hermano, finalmente se puso a trabajar por su cuenta. La revolución de Francisco I. Madero no le afectó. Sin embargo, como comisionado de Agua Prieta, cargo que ocupó en beneficio de su negocio, Calles, junto con Álvaro Obregón, se unió a la revolución encabezada por Venustiano Carranza, gobernador de Coahuila, cuando el presidente fue asesinado. Obregón había peleado previamente con Pascual Orozco cuando Orozco traicionó a Madero. Calles, capitán, emprendió su primer ataque contra Naco; Fue tan infructuoso que Calles huyó cuando sonaron los primeros disparos. Más tarde tuvo más suerte y en poco tiempo ascendió al rango de general. La revolución destituyó a Victoriano Huerta y degeneró en anarquía. Dado que las ambiciones del caudillos no trajo la paz a la república, los principales jefes revolucionarios convocaron una convención para encontrar remedio. La convención, celebrada en Aguascalientes a mediados de 1915, repudió a Carranza y Carranza repudió la convención. Pancho Villa, en abierta rebelión contra el comandante en jefe, fue derrotado por el general Obregón, mientras Calles obtenía poder e influencia. En agosto de 1915 Venustiano Carranza nombró a Calles gobernador y comandante militar de Sonora. Allí permaneció nueve meses, durante los cuales indicó por primera vez su propensión a la destrucción de la Iglesia católica. En Querétaro, el 5 de febrero de 1917, el Congreso Constitucional promulgó la nueva constitución en la que se incluyeron artículos antirreligiosos que sirvieron de base legal para que Calles desencadenara, como presidente de la república, la más cruel persecución religiosa.

Carranza nombró a Calles secretario de Industria y Comercio, cargo que dejó a principios de 1920 para seguir a Obregón en una nueva aventura revolucionaria. Adolfo de la Huerta, también de Sonora, inició el Plan de Agua Prieta, desautorizando a Carranza. Fue secundado por gran parte del ejército y el presidente fue asesinado en una choza en Tlaxcalaltongo. Huerta se convirtió en presidente provisional mientras se realizaban las elecciones. Álvaro Obregón ganó; asumió el cargo el 1 de diciembre de 1920 y nombró a Calles secretario de guerra. En 1922 Calles se convirtió en secretario de Gobernación. Cuando finalizó el mandato de Obregón, su secretario de Hacienda, Adolfo de la Huerta, no pudo asumir la presidencia y provocó una sangrienta rebelión. Fue derrotado y Calles se convirtió en presidente el 1 de diciembre de 1924.

Los dos primeros años de su gobierno revelaron sus tendencias socializadoras; entre otras cosas, construyó carreteras y proyectos de irrigación, reorganizó el ejército y fundó el Banco de México. Hombre de fuertes pasiones, primero trató de dividir a la Iglesia Católica promoviendo el establecimiento de una iglesia nacional mexicana. De no ser así, hizo cumplir el artículo 130 de la Constitución y promulgó el Decreto de Reformas sobre Transgresiones del Orden Común. Esto significó la limitación del número de sacerdotes, la prohibición de la enseñanza religiosa en las escuelas, el control estatal sobre el clero y la supresión de las órdenes religiosas. Los obispos protestaron por los medios legales a su disposición, pero sin efecto; se vieron obligados a suspender el culto público en las iglesias después del 1 de agosto de 1926. En algunos estados, estallaron revueltas y durante tres años angustiados los católicos mexicanos dieron su sangre al grito de "Viva Cristo".

¡el Rey! "Al final de su mandato presidencial, dos primeros revolucionarios, amigos de Calles y Obregón, se hicieron candidatos, pero ambos fueron abatidos a balazos. Obregón, sin oponente, fue elegido, pero José de León Toral lo asesinó. .

Calles siguió siendo el jefe de la revolución. Portes Gil, el presidente provisional, se doblegó a su voluntad. Impuso a Ortíz Rubio como presidente en contra de los deseos de las personas que estaban a favor de José Vasconcelos. Retiró a Ortíz Rubio y lo reemplazó por el general Abelardo Rodríguez. Elevó también a Lázaro Cárdenas a la presidencia, utilizando el partido político oficial creado por él para garantizar la continuidad del grupo revolucionario en el poder. Calles, oponiéndose a la política de Cárdenas, intentó intervenir una vez más, pero esta vez su protegido se volvió contra él y lo exilió a Estados Unidos. Cuando en 1941, durante la presidencia de Manuel Ávila Camacho, regresó a México, Calles quedó al margen de toda actividad política.

Bibliografía: F. medina ruiz, Calles: Un destino melancólico (Ciudad de México 1960). la. rius facius, Méjico cristero: Historia de la ACJM, 1925 a 1931 (Ciudad de México 1960).

[A. asentamiento facie]