Pio baroja y nessi

El novelista y ensayista español Pío Baroja y Nessi (1872-1956) se ubica como uno de los principales escritores de la Generación española de 1898. Sus numerosas obras revelan sistemáticamente duras críticas a su país y una visión pesimista de la vida.

Pío Baroja nació el 28 de diciembre de 1872 en San Sebastián. En 1879 la familia se traslada a Madrid, donde a los 15 años comienza a estudiar Medicina. Se doctoró en Medicina en la Universidad de Madrid en 1893 y pasó el año siguiente como médico rural en Cestona, un pequeño pueblo vasco. Disgustado por las penurias y las mezquinas intrigas de la vida en el campo, Baroja renunció a su puesto de médico en 1895 y al año siguiente se unió a su hermano Ricardo en la dirección de una panadería en Madrid. La conmoción de la guerra hispanoamericana de 1898 provocó en él, como en muchos de sus contemporáneos, un político, una protesta contra los abusos sociales de España y la influencia corrosiva de la Iglesia católica. Hacia fines de 1898 comenzó a contribuir con artículos a la revista. Revista nueva e hizo el primero de muchos viajes a París. Dos años después, Baroja publicó Vidas sombrías (Dark Lives), una colección de cuentos y su primera novela, La casa de Aizgorri (La casa de Aizgorri), un relato deprimente sobre la ruina de una familia alcohólica. Esta novela y El mayorazgo de Labraz (1903; Señor de Labraz) y Zalacaín el aventurero (1909; Zalacaín el Aventurero) forman la primera trilogía, Tierra vasca (País Vasco). Baroja agrupó la mayoría de sus novelas en ciclos o trilogías.

Tras la quiebra de la panadería en 1902, Baroja se dedicó por completo a la escritura, produciendo dos o más libros casi todos los años hasta su muerte en 1956. Era extremadamente tímido y, salvo varios viajes al extranjero, llevaba una vida apartada y sedentaria. Baroja escribió sus mejores novelas entre 1902 y 1912; entre ellos están Camino de perfeccíon (1902; Camino a la perfección), La busca, Mala hierba, y Aurora roja (1904; La búsqueda, la maleza y el amanecer rojo), La feria de los discretos (1905) Rey paradoja (1906; rey Paradox), y El arbol de la ciencia (1911; El árbol del conocimiento). También escribió una docena de volúmenes de ensayos, de los cuales la autobiografía Juventud, egolatría (1917; Juventud, egoísmo) es el más conocido.

Los héroes de Baroja son personajes del inframundo: vagabundos, aventureros, prostitutas, anarquistas, cuyo cinismo y espíritu rebelde encarnan el ideal del autor de una vida de acción. Baroja creía que solo la acción tiene valor positivo en un mundo hostil y absurdo. El fracaso personal es el tema dominante de una novela típica de Baroja. Dado que los personajes están comprometidos solo con una vida de acción, carecen de un propósito constructivo y están condenados a la ruina final. Las técnicas que usó para representar la acción en sus novelas incluyen el sacrificio de la estructura a un flujo casi aleatorio de personas, lugares, tramas y subtramas, y el uso de un estilo marcado por párrafos cortos y entrecortados.

Baroja gozó de una fama considerable dentro y fuera de España, y muchas de sus novelas fueron traducidas al inglés. En 1935 fue admitido en la Real Academia Española. Sus obras influyeron en muchos escritores más jóvenes, en particular Ernest Hemingway, que visitó a Baroja en Madrid en 1956 para declararle su deuda. Baroja murió el 30 de octubre de 1956, a la edad de 83 años.

Otras lecturas

El relato más completo de la vida y obra de Baroja está en español, Fernando Baeza, ed., Baroja y su mundo (2 vols., 1961). El mejor análisis de su técnica novelística es el capítulo "Pío Baroja" de Katherine P. Reding, La generación de 1898 vista a través de su héroe ficticio (1936). Gerald Brenan, La literatura del pueblo español: desde la época romana hasta nuestros días (1951; rev. Ed. 1953), contiene información útil sobre Baroja. □