Miriam

Miriam, o, en hebreo, Miryam; Profetisa israelita que floreció, según la tradición, en el siglo XIII a. C. La tradición bíblica recuerda a Miriam como la hermana de Moisés y Aarón que ayudó a Moisés a sacar a los esclavos hebreos de Egipto (Poco. 6: 4). éxodo 15: 20-21 describe cómo ella dirigió a las mujeres de Israel en un himno de victoria a YHVH, Señor de Israel, después de que él partió el Mar de Juncos, permitiendo a los hebreos pasar y escapar de sus perseguidores egipcios:

Miriam la profetisa, hermana de Aarón, tomó el tambor en su mano. Todas las mujeres salieron tras ella con tambores y bailes. Miriam les dijo: "Cantad al Señor, porque ha triunfado; el caballo y su jinete ha arrojado al mar".

Los eruditos modernos ahora tienden a ver las relaciones entre hermanos entre Miriam, Aarón y Moisés como un adorno de tradiciones anteriores. Miriam fue originalmente identificada como asociada de Aarón, el primer sacerdote de Israel, y más tarde como su hermana. Cuando la tradición bíblica desarrolló de manera similar una relación de hermanos entre Aarón y Moisés, el gran líder, profeta y legislador de Israel, Miriam también se hizo conocida como la hermana de Moisés (Nm. 26:39). En la historia del nacimiento de Moisés (Ex. 2: 2-7), la tradición judía y cristiana supone que la hermana mayor anónima que lo custodia era Miriam. Si su nombre fuera de origen egipcio, como algunos han explicado, eso reforzaría la conclusión de que ella era de la tribu sacerdotal de Leví, ya que varios levitas prominentes llevaban nombres egipcios.

Miriam figura principalmente en un episodio del Pentateuco, NÚMEROS 12: 1–16, en el que ella y Aarón reprochan a Moisés haber tomado una esposa cusita, que puede o no estar identificada con su esposa madianita, Séfora, y en el que cuestionan la superioridad de la estatura profética de Moisés sobre la suya propia. YHVH responde a su desafío afirmando la naturaleza única e íntima de sus revelaciones a Moisés y responde a su reproche afligiendo a Miriam con lepra. Moisés intercede en nombre de Miriam a pedido de Aarón, demostrando así su intimidad con Dios, y después de una cuarentena de siete días, la salud de Miriam se recupera. La calidad legendaria del episodio se sugiere por el hecho de que la lepra de Miriam se convirtió en una advertencia para cualquiera que no escuchara a los sacerdotes (Dt. 24: 8–9). Miriam falleció antes que Aarón y Moisés (Nm. 20: 1) y, hasta ahora se sabe, nunca se casó.

Las referencias al liderazgo de Miriam en Miqueas 6: 4, a su estado profético en éxodo 15:20, y su importancia para los israelitas en NÚMEROS 12:15, crean la impresión de que Miriam era una figura aún más significativa de lo que sugiere la forma actual del Pentateuco. Según la leyenda rabínica, Miriam estaba a la par de Moisés y Aarón. Los israelitas fueron sostenidos por agua extraída del pozo de Miriam, que viajó con los israelitas en su viaje por el desierto.

Bibliografía

Sobre la dificultad de establecer la posición histórica de Miriam, véase el libro de Martin Noth Una historia de las tradiciones del Pentateuco, traducido con una introducción de Bernhard W. Anderson (Chico, Calif., 1981), págs. 180–183. Miriam se discute más ampliamente en relación con los desafíos a Moisés, para análisis de los cuales ver GB Gray's Un comentario crítico y exegético sobre los números (Edimburgo, 1903), págs. 120-128. El análisis más exhaustivo, pero muy técnico, es el de Heinrich Valentin. Aaron: un estudio de la tradición pre-sacerdotal de Aaron (Göttingen, 1978), págs. 306–364; Valentin también analiza (págs. 377–384) éxodo 15:20. Martin Buber Moisés: la revelación y el pacto (Nueva York, 1958), págs. 167–169, intenta conectar los dos desafíos con Moisés. Sobre el nombre de Miriam, véase "El origen egipcio de algunos nombres personales en inglés" de Alan H. Gardiner Revista de la American Oriental Society 56 (1936): 189-197, esp. páginas. 194-197.

Sobre el significado aparentemente suprimido de Miriam, véase Phyllis Trible, "Bringing Miriam out of the Shadows", Revisión de la Biblia 5/1 (febrero de 1989): 14-25, 34. La tradición rabínica sobre el pozo de Miriam se recopila en Louis Ginzberg's Las leyendas de los judios, vol. 3, traducido por Paul Radin (Filadelfia, 1911), págs. 50–54, 307–308.

Edward L. Greenstein (1987 y 2005)