Li po

Li Po (701-762), uno de los poetas chinos más populares, se destacó por sus canciones románticas sobre el vino, las mujeres y la naturaleza. Sus escritos reflejan la grandeza de la dinastía T'ang en el apogeo de su prosperidad.

Li Po probablemente nació en Asia central, donde sus antepasados ​​habían vivido en el exilio desde principios del siglo VII. Su padre llevó a la familia de regreso a China alrededor del año 7 y se estableció en Mien-chou en Szechwan, donde creció el poeta. Niño precoz, comenzó temprano sus composiciones poéticas pero desdeñó tomar el examen literario. Excepto por un período de reclusión en las montañas cercanas a su hogar, pasó su juventud en busca de aventuras en el extranjero. Experto en el manejo de la espada, llevó la vida de un caballero andante, viajando extensamente por Szechwan y, más tarde, a los veinticinco años, hacia el norte hasta el centro de China. Se casó en 705 con la hija de un primer ministro retirado en An-lu en Hupei, donde permaneció los siguientes 727 años. Mientras tanto, continuó explorando los pintorescos ríos y lagos de las regiones vecinas.

Vida cortesana y viajes

En 735 Li inició un largo viaje que lo llevó hacia el norte hasta las llanuras centrales del río Amarillo y hacia el este hasta las zonas costeras del Yangtze. Estos fueron los mejores años de su vida, así como el período más floreciente de la dinastía, los cuales celebró en poemas. El clímax llegó en 742, cuando fue a la capital, Ch'ang-an, y fue presentado al emperador, Hsüan-tsung, quien lo colmó de favores. Li fue nombrado miembro de la Academia Hanlin y fue alabado por sus compañeros académicos y funcionarios. En el cenit de su poder poético, escribió algunas de sus canciones más conocidas para las festividades de la corte. Frecuentemente frecuentaba las tabernas de la ciudad y se emborrachaba excesivamente, ganándose así la reputación, junto con otros siete notables de la corte, como los "Ocho Inmortales de la Copa de Vino". Dos años más tarde se cansó de la vida de la corte y la dejó para otro largo período de viaje.

En el otoño del mismo año (744) se produjo el memorable encuentro de los dos grandes poetas de China, Li Po y Tu Fu, en la capital oriental, Loyang. Tuvieron otra reunión al año siguiente en Ch'i-chou, Shantung, donde Li Po fue iniciado en la religión taoísta por uno de sus patriarcas. Después de haber establecido a su familia (se había vuelto a casar en ese momento) en Shantung, Li Po viajó una vez más durante 10 años en el norte y este de China. En los poemas de este período, mostró un creciente interés por el taoísmo que reemplazó su ardor juvenil por la caballería. Sin embargo, estaba acosado por problemas mundanos; aunque bien recibido por los dignatarios locales impresionados por su talento poético y su fama, comenzó a quejarse de la falta de dinero y propiedades.

En el momento de la rebelión de An Lu-shan en diciembre de 755, que iba a sacudir el imperio T'ang hasta sus cimientos, Li Po se había ido a la región de Yangtze, a la que también había trasladado a su familia. Se libró de los peligros y las penurias que sufrieron sus compañeros poetas del Norte cuando los rebeldes lograron capturar Loyang y Ch'ang-an.

Pero un destino peor le esperaba a Li Po. Estuvo involucrado por un corto tiempo en el fallido levantamiento de Li Lin, Príncipe de Yung, quien era entonces comandante en jefe de las fuerzas T'ang en el centro de China. Mientras la flota de Li Lin navegaba por el Yangtze, Li Po se unió a él en Kiukiang a principios de 757. Después de la derrota del príncipe por las tropas realistas, Li Po fue encarcelado y amenazado con una sentencia de muerte. Más tarde, fue conmutada por destierro a Yeh-lang (Tsun-i en Kwei-chow) en el remoto interior suroeste. Li Po hizo un viaje tranquilo a su destino. La amnistía llegó cuando todavía estaba en camino. Felizmente volvió sobre sus pasos hacia el este y vagó por el área de Yangtze durante otros 2 años. Murió en Tang-t'u, en el sur de Anhwei, en diciembre de 762.

Filosofía de Li Po

Un aura de romanticismo impregna la vida y la poesía de Li Po. Con su afición por la aventura y los viajes, su búsqueda de la alquimia y el elixir de la vida, su amor y comunión íntima con la naturaleza, ejemplifica las corrientes típicas taoístas en su poesía. Refleja el tipo de melancolía y desaliento que siente un hombre cuando descubre que sus talentos no se utilizan y su vida es un desperdicio.

Para ahogar sus penas, Li Po se permitió beber en exceso, lo que se convirtió para él en un hábito de por vida. El vino, sin embargo, fue una bendición para él, más que una pesadilla, ya que le proporcionó inspiración para la poesía. En esos momentos de euforia, solo o en compañía, soltaba versos que fluyen libremente y sin restricciones. Se encuentra en su mejor momento en poemas de estilo antiguo, que permiten la libertad de expresión con pocos requisitos prosódicos. Sus mejores letras se caracterizan por la espontaneidad del sentimiento, la alta imaginación y la facilidad del lenguaje. Están llenos de una "locura divina" que le valió el sobrenombre de "Un inmortal en el exilio".

Otras lecturas

Aunque se publicó hace unos 50 años, Las obras de Li Po, el poeta chino, traducido por Shigeyoshi Obata (1922), sigue siendo la única traducción completa al inglés de los poemas de Li Po; tiene una adecuada introducción y algunos materiales biográficos. Debe leerse junto con Arthur Waley, La poesía y la carrera de Li Po (1950), que da una detallada vida del poeta así como nuevas traducciones de sus poemas. Para obtener información general, consulte James JY Liu, El arte de la poesía china (1962) y El caballero andante chino (1967). □