Herbert S. Gasser

(b. Platteville, Wisconsin, 5 de julio de 1888; d. Nueva York, NY 11 de mayo de 1963)

fisiología.

El padre de Gasser, Herman, nació en el Tirol y emigró de niño a los Estados Unidos, donde se convirtió en médico rural. Su madre, Jane Elizabeth Griswold, provenía de una antigua familia de Connecticut. Se formó como profesora en la Escuela Normal estatal de Platteville, a la que asistió más tarde el propio Gasser. Las controversias de la época sobre la evolución, el vitalismo. y el mecanismo había llevado a su padre a adquirir las obras de Darwin, Huxley y Herbert Spencer, que el joven Gasser leyó con avidez. Ingresó en la Universidad de Wisconsin para especializarse en zoología. Habiendo completado rápidamente los requisitos para una licenciatura, tomó cursos en la escuela de medicina recientemente organizada, donde conoció a Joseph Erlanger, con quien luego compartiría el Premio Nobel. Como la universidad era entonces sólo una media escuela (dos años), Gasser se transfirió a la Universidad Johns Hopkins, donde el enfoque de la medicina se adaptaba exactamente a sus objetivos. La carrera profesional de Gasser fue, con el tiempo, involucrarlo tanto en la docencia y la administración como en la investigación. Sus otros intereses principales eran la música, la historia, la literatura y los viajes. Sus puestos incluyeron instructor en la Universidad de Wisconsin (1911-1916); fisiólogo de la Universidad de Washington, St. Louis (1916-1921); farmacólogo en el Servicio de Guerra Química (1918); profesor de farmacología en la Universidad de Washington, St. Louis (1921-1931); profesor de fisiología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Cornell (1931 1935); y director del Instituto Rockefeller de Investigación Médica (1935-1953). Al jubilarse, continuó investigando activamente durante casi diez años. De 1923 a 1925, Gasser estuvo en Europa trabajando con AV Hill en el University College de Londres; Sir Henry Dale del Instituto Nacional de Investigaciones Médicas; Walter Straub en Munich; y Louis Lapicque en la Sorbona.

Gasser recibió honores académicos de muchas universidades tanto en los Estados Unidos como en Europa. Fue miembro de la Academia Nacional de Ciencias, la Sociedad Filosófica Estadounidense y varias sociedades profesionales. En 1944, Gasser y Erlanger fueron galardonados con el Premio Nobel por descubrimientos relacionados con las fibras nerviosas, y en 1945 la Asociación de Médicos Estadounidenses otorgó a Gasser su Medalla Kober.

Los primeros trabajos de Gasser, dictados por las exigencias de la Primera Guerra Mundial, se ocupaban en gran medida de los problemas del shock traumático y el volumen sanguíneo. Sólo después de la guerra apareció su primer trabajo sobre los nervios, escrito con HS Newcomer. Se refería a la aplicación de tubos de vacío termoiónicos al estudio de las corrientes de acción nerviosa. Luego vino el estudio pionero, en asociación con Erlanger, sobre el uso del osciloscopio de rayos catódicos como un instrumento sin inercia para registrar los potenciales de acción de los nervios y el análisis inicial de su naturaleza compuesta. Algunos problemas que surgieron en ese momento se quedaron con Gasser sólo para ser resueltos finalmente en su último artículo, publicado en 1960. Es difícil en los días de la televisión casi universal imaginar las primeras dificultades de la grabación oscilográfica. La intensidad de la luz era tan baja que se requirieron muchas repeticiones de la respuesta nerviosa para producir una imagen fotográfica, y los tubos duraron solo unas pocas horas. Algunas consecuencias de estas necesidades fueron, desde un punto de vista, esencialmente de naturaleza artificial. Por lo general, Gasser siempre estuvo al tanto y se preocupó por las posibilidades de los artefactos. Cuando fue posible registrar respuestas individuales, fue evidente que diferían de las registradas durante la actividad repetitiva. Una pista de la diferencia se encontró en un estudio posterior del estado subnormal del nervio que, al responder repetidamente, había influido en las primeras grabaciones.

Los principales problemas que llamaron la atención de Gasser fueron la naturaleza compuesta del potencial de acción del nervio; la relación entre el tamaño de las fibras nerviosas y la velocidad de conducción del pulso; la excitabilidad de las fibras nerviosas en relación con los pospotenciales; potenciales registrables de la médula espinal; las fibras aferentes relacionadas con los impulsos que producen dolor; y la morfología de las fibras amielínicas, con respecto a su potencial de acción compuesto y relaciones diámetro-velocidad.

Algunos de estos estudios fueron derivaciones directas de trabajos anteriores, mientras que otros representaron un cambio abrupto de dirección o un regreso a viejos problemas aún sin resolver, ya que Gasser adoptó el principio de que hay dos momentos para trabajar en un problema, antes de que alguien lo haya pensado. y después de que todos los demás lo hayan dejado. Como resultado, Gasser siempre fue el innovador o el finalista.

En el punto álgido de la controversia sobre qué tipos de fibras nerviosas producen varios potenciales de acción compuestos, Gasser se centró en la cuestión de los pospotenciales y los cambios de excitabilidad asociados. Sus estudios mostraron que los pospotenciales y los estados de excitabilidad asociados con ellos están estrechamente correlacionados, pero son diferentes en los distintos grupos de fibras nerviosas. Esto resultó crucial para la caracterización de los grupos de fibras, ya que de este modo se pudieron distinguir algunas fibras somáticas y fibras preganglionares simpáticas que se superponían en diámetro y velocidad de conducción, al igual que las fibras amielínicas somáticas y simpáticas.

Siempre que fue posible, Gasser requirió que los resultados de dos enfoques al mismo problema fueran congruentes. Un buen ejemplo es la información convergente de microscopía electrónica y registro osciloscópico que logró prácticamente sin ayuda de nadie con respecto a las fibras nerviosas amielínicas. Sin embargo, encontró una pequeña incongruencia entre la división de las fibras mielinizadas aferentes somáticas (fibras A) en los subgrupos α, β, γ, δ, registrados como elevaciones en la respuesta eléctrica y el potencial de acción reconstruido a partir de mapas anatómicos del tamaño de las fibras del nervio basado en la suposición de que la velocidad variaba en proporción directa al diámetro de la fibra. Insatisfecho, finalmente identificó la incongruencia como un producto del método de conducir desde el nervio activo. Corrigiendo esto, encontró que el potencial del nervio cutáneo se manifestaba en dos elevaciones, α y δ. Escribió en su último trabajo publicado: "Así, el potencial de acción se acercó más a las indicaciones de los mapas de diámetros de fibra". Característicamente, esta observación fue insuficiente.

Bibliografía

Se incluye una bibliografía completa en “An Autobiographical Memoir” de Gasser, con un prefacio de JC Hinsey, en Neurología Experimental, sup. 1 (1964), y en Signos eléctricos de actividad nerviosa, 2ª ed. (Filadelfia, 1969), escrito con J. Erlanger.

David PC Lloyd