Clístenes

Clístenes (activo en el siglo VI a. C.) fue un líder político ateniense y reformador constitucional. El primer líder democrático declarado, introdujo cambios importantes en la constitución ateniense.

Hijo de Megacles, líder del poderoso clan Alcmeonid en Atenas, y de Agariste, hija de Clístenes, el tirano de Sición, Clístenes estaba destinado a una carrera pública. Acomodándose al régimen de los tiranos, fue magistrado jefe de Atenas en el 525 a. C., pero él y otros alcmeonidas estaban en el exilio cuando cayó la tiranía en el 510.

Clístenes se postuló para el liderazgo de Atenas al frente de una facción noble que favorecía a la oligarquía; fue derrotado por Isagoras, un amigo del rey espartano Cleomenes. Clístenes luego se volvió demócrata, amenazando la posición de Isagoras, quien le pidió ayuda a Cleómenes. El rey espartano llegó con tropas e intentó disolver el Consejo de los 300 e instalar a Isagoras como jefe de un nuevo consejo, pero el pueblo se levantó y obligó a Cleómenes e Isagoras a retirarse. Clístenes regresó, un demócrata comprometido, para reformar la constitución a favor de una democracia moderada.

Reformas constitucionales

Atenas había sufrido la facción, o la tiranía nacida de la facción, durante un siglo, y Clístenes apuntaba a la raíz del problema: las afiliaciones de clan en la política. En el pasado, los clanes se habían agrupado en torno a un líder de clan en particular, como Isagoras, Megacles o Peisistratus, y habían ejercido presión sobre las elecciones y las políticas mediante sus votos organizados. Clístenes proporcionó una alternativa a la lealtad del clan al registrar a los ciudadanos por residencia como miembros de un deme, un área pequeña análoga a una parroquia inglesa. Además, extendió el derecho al voto para votar no solo a los miembros del clan sino también a los miembros de los gremios, que hasta ese momento tenían derechos inferiores.

Para facilitar la administración del gobierno central, Clístenes colocó en brigada a los demes, unos 170 en total, en 10 tribus artificiales, asignando a cada tribu un número de demes extraídos de las tres divisiones de Ática. En muchas elecciones, los ciudadanos votaron por tribu, devolviendo un funcionario tribal que también podría servir al gobierno central.

Dado que en esta democracia el poder supremo recaía en la Asamblea de todos los hombres adultos, Clístenes estableció un Consejo de 500 para hacer que el gobierno fuera menos difícil de manejar y dirigir la Asamblea. Cada una de las 10 tribus seleccionó por sorteo a 50 personas que fueron concejales durante un año (la reelección solo se permitió una vez). El consejo estaba en sesión permanente, y cada grupo tribal de 50 sirvió como comité de gobierno en el cargo durante una décima parte del año, dirigiendo los asuntos del día a día y presidiendo el consejo y la Asamblea.

Estas reformas duraron tanto como la democracia en Atenas. A Clístenes también se le atribuye la invención del ostracismo, pero esto es incierto.

Otras lecturas

Las fuentes antiguas sobre Clístenes son las de Aristóteles. Politics del Departamento de Salud Mental del Condado de Los Ángeles y el Constitución ateniense, traducido por John Warrington (1959). Dos obras modernas son Charles Hignett, Una historia de la Constitución ateniense hasta finales del siglo V a. C. (1952) y NGL Hammond, Una historia de Grecia hasta el 322 a. C. (1959; 2ª ed. 1967). □