Benjamin franklin chavis muhammad

Enero

Nacido y criado en Oxford, Carolina del Norte, el Rev. Dr. Benjamin F. Chavis, Jr., un activista de los derechos civiles, provenía de una larga línea de predicadores. Su tatarabuelo, el reverendo John Chavis, fue el primer afroamericano en ser ordenado ministro presbiteriano en los Estados Unidos. Chavis se involucró por primera vez en la lucha por los derechos civiles a la edad de doce años, cuando su persistencia en la búsqueda de privilegios en una biblioteca exclusiva para blancos en Oxford inició una cadena de eventos que condujeron a su integración. En 1967, mientras estudiaba en la Universidad de Carolina del Norte (UNC) en Charlotte, Chavis se convirtió en organizador de derechos civiles en la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur (SCLC); permaneció activo en la organización hasta que se graduó de la UNC en 1969 con una licenciatura en química. Después de un año como organizador laboral con la Federación Estadounidense de Empleados Estatales, del Condado y Municipales (AFSCME), se unió a la oficina de campo de Washington de la Comisión de Justicia Racial de la Iglesia Unida de Cristo (UCCCRJ).

El 1 de febrero de 1971, Chavis fue enviado a Wilmington, Carolina del Norte, en respuesta a una solicitud de los ministros de Wilmington de un organizador comunitario y de derechos civiles. El clima racial en Wilmington se había vuelto explosivo cuando comenzó la eliminación de la segregación ordenada por la corte en 1969. En enero de 1971, los estudiantes negros comenzaron un boicot de Wilmington High School; Chavis fue enviado para ayudar a organizar este grupo de estudiantes. Dos semanas después de su llegada, Wilmington estalló en un motín de una semana.

En marzo de 1972, catorce meses después de que terminó el motín, Chavis y quince ex estudiantes fueron arrestados por prender fuego a una tienda de comestibles propiedad de blancos y disparar contra los bomberos y policías que respondieron a la llamada. Chavis, otros ocho hombres negros y una mujer blanca fueron condenados por incendio premeditado y conspiración para agredir al personal de emergencia. Chavis y los otros nueve acusados ​​se hicieron conocidos como los Diez de Wilmington. En 1975, luego de agotadas sus apelaciones, Chavis ingresó en prisión. Debido a la debilidad de las pruebas en su contra, Amnistía Internacional los designó presos políticos en 1978, la primera vez que la organización lo había hecho con un condenado estadounidense. Su caso recibió apoyo nacional e internacional.

En 1977, los tres testigos que testificaron contra los Diez de Wilmington admitieron que habían dado testimonio falso y que la policía de Wilmington los había presionado o sobornado. A pesar de estas nuevas pruebas, a los acusados ​​se les negó el derecho a un nuevo juicio. Chavis, el último de ellos en ser puesto en libertad condicional, fue puesto en libertad en 1980, después de haber cumplido más de cuatro años de su sentencia de treinta y cuatro años en la prisión estatal de Caledonia. El 4 de diciembre de 1980, un tribunal federal de apelaciones anuló las condenas, citando la coacción de los testigos de cargo.

Mientras estaba en prisión, Chavis aprendió griego por sí mismo, tradujo el Nuevo Testamento, escribió dos libros (Un preso político estadounidense apela a los derechos humanos en 1979 y Salmos de la prisión en 1983) y obtuvo una maestría en teología magna cum laude de la Universidad de Duke. Después de su liberación, obtuvo un título de doctor en ministerio de la Divinity School of Howard University. En 1986 Chavis se convirtió en director ejecutivo de la UCCCRJ. En esta capacidad, se centró en combatir tanto lo que él llama "racismo ambiental" —la práctica del gobierno y la industria de cargar a los vecindarios pobres y predominantemente negros con basureros tóxicos— y la violencia de las pandillas. En 1993 se convirtió en el séptimo director ejecutivo de la Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Color; su elección a los cuarenta y cinco años lo convirtió en la persona más joven en liderar la organización. Se comprometió a revitalizar la organización, cuyo envejecimiento de la membresía había sido motivo de preocupación, ya mejorar su enfoque; también citó el objetivo a largo plazo de ampliar la membresía para incluir a otras minorías.

Las políticas de Chavis durante su mandato como director ejecutivo resultaron extremadamente controvertidas. En un intento por reorientar la NAACP hacia los jóvenes negros urbanos, mantuvo diálogos con líderes negros militantes, incluido Louis Farrakhan. En el verano de 1994 reconoció que había utilizado fondos de la NAACP en un acuerdo extrajudicial con una empleada de la NAACP que acusó a Chavis de acoso sexual. En medio de estos y otros cargos de irregularidad financiera, la junta directiva relevó a Chavis de su puesto como director ejecutivo el 20 de agosto de 1994.

Después de su renuncia a la NAACP, Chavis se unió a la Nación del Islam como organizador y consejero cercano de Louis Farrakhan. En 1995 Chavis fue el principal organizador de la Marcha del Millón de Hombres. En febrero de 1997 anunció su conversión al Islam y adoptó el nombre de Benjamin Chavis Muhammad. Posteriormente fue expulsado por la Iglesia Unida de Cristo. Farrakhan lo nombró para dirigir la antigua mezquita de Malcolm X en Harlem.

En 2001, Chavis se convirtió en presidente de Hip-Hop Summit Action Network (HHSAN), una organización que trabaja por los derechos de los afroamericanos.

Véase también Movimiento de Derechos Civiles, Estados Unidos; Asociación Nacional para el Adelanto de las Personas de Color (NAACP); Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur (SCLC)

Bibliografía

Chavis, Benjamin, Jr. "Prólogo". En Enfrentando el racismo ambiental, editado por Robert Bullard. Boston: South End Press, 1993.

Kotlowitz, Alex. "¿Un puente demasiado lejos? Ben Chavis". New York Times Magazine (12 de junio de 1994): 40–43.

mansur m. Nuruddin (1996)

alexis walker (1996)
Actualizado por editor 2005