Arnulfo arias

Arnulfo Arias (1901-1988), tres veces electo presidente de Panamá y tres veces destituido antes del final de su mandato, fue una figura política abierta y popular en su país desde la década de 1930 hasta mediados de la de 1980.

Arnulfo Arias nació en Penonomé, provincia de Coclé, Colombia, el 15 de agosto de 1901, más de dos años antes de que la revuelta respaldada por Estados Unidos convirtiera a Panamá en un país independiente en noviembre de 1903. Asistió a la escuela secundaria en Binghamton, Nueva York, y luego asistió la Universidad de Chicago y la Universidad de Harvard, que le otorgaron un título médico. Después de realizar una pasantía en el Boston City Hospital, regresó a Panamá en 1925.

La familia Arias es una de varias familias panameñas de clase media prominentes en la política istmica. En la década de 1930 Arnulfo ingresó a la política. Criticó al viejo establishment político panameño por ser demasiado agradable con Estados Unidos, especialmente en asuntos relacionados con el Canal de Panamá. En 1936, cuando Arnulfo representaba a Panamá en varios cargos diplomáticos en Europa, su hermano Harmodio, presidente de Panamá desde 1932, negoció un nuevo tratado del canal con Estados Unidos. Este tratado no reemplazó el odiado arreglo del canal de 1903, pero al menos Panamá obtuvo mayores beneficios en la Zona del Canal. En 1940, luego de la aprobación del nuevo tratado, Arnulfo se convirtió en presidente de Panamá.

Arnulfo asumió el poder justo cuando el ejército estadounidense comenzó a presionar por mayores concesiones territoriales de Panamá para construir instalaciones de defensa para proteger el Canal de Panamá. Como precio por estas concesiones, Arnulfo exigió mayores concesiones económicas a Estados Unidos. Defendió el idioma español y emocionó a una generación de panameños con su retórica nacionalista. Irritado por este estallido de críticas, el gobierno de Estados Unidos resistió las demandas de Arias. En Washington, los funcionarios estadounidenses lo acusaron de ser pro-alemán, pero en verdad Arias (como Omar Torrijos varias décadas después) realmente estaba expresando la resistencia de larga data de los panameños contra la dominación estadounidense de su país. Después de que Arias fuera expulsado por una revuelta palaciega en octubre de 1941, Estados Unidos obtuvo rápidamente el acuerdo de sitios de defensa que quería.

En 1948 Arias volvió a postularse, fue elegido, pero tuvo que esperar 18 meses antes de tomar el poder. Pero una vez más asustó tanto a las viejas familias y a la guardia nacional con sus políticas a favor del trabajo y su retórica antiamericana que los militares lo echaron.

En 1964 Arias se postuló por tercera vez, en los meses posteriores al sangriento enfrentamiento entre estadounidenses y panameños en enero de 1964. Pero una vez más fue despojado del poder por un aparente fraude electoral que entregó el poder ejecutivo en Panamá a Marco Robles. Cuatro años más tarde, Arnulfo, ahora notablemente envejecido pero todavía un vigoroso activista, volvió a correr. Obtuvo una victoria desproporcionada, pero menos de dos semanas después de su inauguración el 1 de octubre de 1968, la guardia nacional, al mando de Omar Torrijos, lo expulsó.

Arias se fue a Miami y esperó hasta 1977 para regresar a Panamá. Torrijos seguía en el poder pero la economía panameña estaba en problemas. Arias regresó a la ciudad de Panamá con una tumultuosa bienvenida de 100,000 seguidores entusiastas. Aunque era un anciano, no había perdido nada de su dominio sobre el pueblo panameño. "Es la cuarta venida", dijo uno de sus seguidores. Fiel a su forma, Arias criticó la situación económica, Torrijos y el "culto a la personalidad", y especialmente los nuevos tratados del canal que Torrijos firmó con la administración de Jimmy Carter en Washington.

Torrijos se mantuvo en el poder hasta su muerte en un accidente de helicóptero en 1981, pero Arias demostró que todavía tenía un poderoso atractivo para los panameños comunes. La edad no lo había suavizado. Todavía criticaba a sus seguidores. "El pueblo panameño es como bueyes", dijo una vez, "hay que seguir pinchándolos con un palo para que sigan moviéndose". En otra ocasión dijo, "Panamá es como un pueblo, lo que necesita es un alcalde, no un presidente".

En 1984, a los 82 años y casi ciego, Arias se postuló una vez más para presidente de Panamá y perdió por poco ante Nicolás Ardito Barleta. Muchos panameños Todavía recordaba que Arias hizo del español el idioma oficial de Panamá y dio el voto a las mujeres en su primer mandato en 1940-1941. Sin embargo, siguió siendo un vigoroso anticomunista. Probablemente no importó que perdiera, dijeron algunos de sus seguidores, porque la Guardia Nacional probablemente lo habría echado si hubiera ganado. Arias murió en 1988.

Otras lecturas

Para más información sobre Arnulfo Arias, consulte a John y Mavis Biesanz, Pueblo de Panamá (1955); Walter LeFeber, El canal de Panamá (1978); y David Farnsworth y James W. McKenney, Relaciones entre Estados Unidos y Panamá 1903-1978 (1983). □