Alfonso reyes

Alfonso Reyes (1889-1959), uno de los hombres de letras más distinguidos de México, fue especialmente conocido como ensayista.

Alfonso Reyes nació el 17 de mayo de 1889 en Monterrey, Nuevo León. Asistió a la Escuela Nacional Preparatoria (Escuela Nacional Preparatoria) y la Facultad de Derecho (Facultad de Derecho) en la Ciudad de México. En 1909 fue uno de los fundadores del Ateneo de la Juventud (Ateneo de la Juventud). Se desempeñó como secretario de la Facultad de Estudios Avanzados, donde también impartió el curso de Historia de la Lengua Española y la Literatura Española. Su primer libro, Cuestiones estéticas (Preguntas estéticas), apareció en 1911.

Reyes recibió su título de abogado en 1913, y ese año fue nombrado segundo secretario de la legación mexicana en Francia. En 1914 se trasladó a España, donde se dedicó a la literatura y al periodismo, trabajando en el Centro de Estudios Históricos de Madrid. Su libro Visión de Anáhuac fue publicado en 1917.

En 1920 Reyes fue nombrado segundo secretario de la legación mexicana en España. A partir de entonces ocupó diversos cargos diplomáticos: encargado de negocios en España (1922-1924), ministro en Francia (1924-1927), embajador en Argentina (1927-1930), embajador en Brasil (1930-1936), y nuevamente embajador en Argentina (1936-1937).

Cuando Reyes regresó a México en 1939, se convirtió en presidente de la Casa de España en México (Casa española en México), que luego se convirtió en el Colegio de México. Fue uno de los fundadores del Colegio Nacional. En 1945 ganó el Premio Nacional de Literatura y fue candidato al Premio Nobel. Se desempeñó como director de la Academia Mexicana de la Lengua (Academia Mexicana de la Lengua Española) de 1957 a 1959.

Las obras de Reyes que han gozado de mayor éxito son Simpatías y differencias (1921; Gustos y disgustos); La experiencia literaria (1942; Experiencia literaria); El deslinde (1944), tratado de crítica literaria que se considera su obra maestra; y La X en la frente (1952; X en la frente). Sus obras han sido traducidas a idiomas extranjeros con mayor frecuencia que las de cualquier otro autor mexicano contemporáneo.

Reyes simboliza al humanista por excelencia. A su inmensa curiosidad intelectual y su vasta cultura añadió un don de estilo que hizo que sus creaciones en prosa fueran peculiarmente suyas. Fue un crítico sabio y penetrante, un cuentista pródigo en sorpresas y un poeta de delicada sensibilidad; Educado en la escuela de Góngora y Mallarmé, aprendió tanto en escritores clásicos como modernos.

Reyes murió en la Ciudad de México el 27 de diciembre de 1959. Fue enterrado en la Rotonda de Hombres Ilustres.

Otras lecturas

La mayor parte del trabajo biográfico y crítico sobre Reyes está en español. Para las traducciones al inglés de sus obras, ver La posición de América y otros ensayos (1950) y México en pocas palabras y otros ensayos (1964), ambos traducidos por Charles Ramsdell con prólogo de Arturo Torres-Ríoseco. Se habla de Carlos González Peña, Historia de la literatura mexicana (3ª ed., Trad. 1968). □